quién nos lavará

a la generación millennial

 

 

¿cómo hemos podido bebernos el mar?

¿quién nos prestó la esponja para borrar el horizonte?

f. nietzsche

 

 

hay pájaros cabalgando el agua

en la noche del mundo

hay palabras como notas de un himno antiguo

una melodía tantas veces repetida

que ya nadie la recuerda

sólo miedo y más miedo

y unos labios quietos entreabiertos          congelados en el grito

unos labios que no son los tuyos

ni los míos

ni los de ningún animal joven

una lengua cubierta de sal y de sangre

como una momia o un buque naufragado

la intuición de que

hubo una guerra hubo

una batalla lenta

 

 

¿fue contra el tiempo

o con el tiempo como aliado?

 

 

nos alcanzan a nosotros

los desposeídos

aún hoy ecos de lemas mudos

aún hoy una música inútil                  para la lucha

sólo noche y más noche

y también una ausencia se acerca

que tiembla desmembrada

una sombra que repta por las paredes

arrastrando gatos muertos y armaduras

restos de ideales calcinados

ha venido desde la profundidad

del cielo hasta nosotros

a través de tantas eras solares

a través de la tumba en ruinas

de nuestros padres

para preguntarnos

calladamente

 

 

¿quién se ha bebido el mar?

¿cómo hemos podido

bebernos los océanos?