a veces Estambul estuvo vacía pero siempre fue gris