vacaciones

dijimos bebé

nombrarle imposible taco para la mesa

alucinado jarabe de romero

sopesamos las grietas dijimos

supermercado hámster

silbamos rodaballo

 

vacaciones

 

echamos abajo los andamios y ya entonces

crecía el liquen en las esquinas

pero creímos en el abismo

 

porque en algo

habíamos de creer creímos

 

sospechamos de su sistema

y de su vergonzosa cercanía

abrazamos al páramo bostezamos

porque ya era tarde

y más tarde

sollozamos en equilibrio

sobre pálidos cactus infantiles

 

una mañana cabello gris

olor a cebolla la casa empapada de silencio

perdonamos a dios

 

en el reloj la hora

enteramente circunstancial

dijiste ven a la mesa Gala que la cojera es nimia

 

pero es cojera dije

pero es

disfuncionalidad

 

sobre el mantel las migas desparramadas

en la frente el atisbo

de una primera rugosidad

 

vacaciones rodaballo

 

por favor

ven a la mesa

 

 

Poema publicado en Digo.palabra.txt